jueves, 30 de abril de 2009

Oswaldo Guayasamín

Las manos de la protesta. (la edad de la ira)
EL GRITO
El corazón es un arco.
Casi no cabe en el pecho.
Y vuela quebrada arriba
El grito de los arrieros.
Peligro, marcha, atención.
Coraje, pena, despecho.
El grito salta en las piegras
Atropellando el silencio.
Alegrías pasajeras.
Sombras que duelen adentro.
Angustia de cien caminos
Tienen los gritos del cerro.
Poncho azul y colorado.
Buen caballo y buen apero.
El corazón, como un arco
Que ya no cabe en el pecho.
Y en la mitad del camino
Un grito que llena el cerro,
Diciendo cosas distintas
Aunque parezcan lo mesmo.
(poema, Atahualpa Yupanqui)

sábado, 25 de abril de 2009

HERMENEGILDO SABAT

115 "Organizar de tal modo nuestra vida que ella sea un misterio para los demás; que quien mejor nos conosca sea, apenas, uno que nos desconoce de más cerca que los otros. Así forjé yo mi vida, casi sin proponérmelo, pero fue tanto el arte instintivo que puse en hacerlo que para mí mismo me convertí en una no del todo clara y nítida individualidad creada por mí." Fernando Pessoa.

como Bernardo Soares, Libro del desasosiego.

Matar o no matar

(...esa es la cuestión...)
" 3. La prohibición absoluta de matar a un ser humano debe ser el axioma de cualquier ética coherente. Tal tabú es la base de cualquier moral, es el único principio sólido. Los conceptos como defiende la patria, por ejemplo, están hechos de arcilla y pueden valer para murallas, pero no son adecuados como cimientos. "
" 5. Hasta el momento, he conseguido no matar. Con un poco de suerte seguiré evitándolo."
Aforismos de György Konrad.

La mansa

IV

"Cinco minutos antes y no hubiera sido tarde"

F. M. Dostoievski

La nariz

"Metió sus dedos y sacó...¡una nariz!..."
N.V. Gógol.

martes, 21 de abril de 2009

Liliana Felipe

YO MANEJO
No bebo para olvidar
se me olvida y no me acuerdo
¿dónde dejé la botella?¿y dónde está tu recuerdo?
¿lo dejé del lado izquierdo
o en la punta de una estrella?
Entraron diez elefantes
invitados a la fiesta.
Eran rosas y celestes
montados en una taza.
Era una manada escasa
como de Berlín del Este.
Eran rosas y celestes
¿o eran verdes y amarillos?
Y yo ya acabé de estar
me voy a otras latitudes.
Tomo las de Villadiego
y no quiero que me ayudes.
Me largo de este festejo
no me ayudes... ¡yo manejo!
Dame las llaves, te digo,
me siento perfectamente.
No vaya a decir la gente
ya ves cómo son, ya sabes,
tú vente discretamente
y no me jodas... ¡yo manejo!.
Fui derechito a mi casa
manejé como una reina
pero desperté en Gayosso
siendo yo la de la fiesta.
Me enterraron con las llaves
y una botella de añejo.
Y en mi epitafio pusieron:
NO ME CHINGUEN, ¡YO MANEJO!
Liliana Felipe.

www.myspace.com/lilianafelipe

http://www.myspacelilianafelipe1/

jueves, 16 de abril de 2009

Dengue Autoctono.

Acuarelas y tinta.

Cabeza de bandoneón

Libro intervenido.

martes, 14 de abril de 2009

Sueño del que no nacio

Libro intervenido

En la colonia penitenciaria

lunes, 6 de abril de 2009

Remerilla

Musculosa con parche pintado a mano.

Remera

Remera estampada con parche pintado a mano.